Indicaciones

Ozonoterapia

Las indicaciones terapéuticas del ozono están fundamentadas en el conocimiento de que bajas concentraciones de ozono pueden desempeñar funciones importantes dentro de la célula. Se han demostrado a nivel molecular diferentes mecanismos de acción que soportan las evidencias clínicas de esta terapia.

Las dosificaciones terapéuticas se dividen en tres tipos según su mecanismo de acción:

  • Dosis bajas: Estas dosis ejercen un efecto inmunomodulador y se utilizan en aquellas enfermedades en donde se sospeche el compromiso del sistema inmunológico.

  • Dosis medias: Son inmunomoduladoras y estimuladoras del sistema enzimático de defensa antioxidante y de gran utilidad en enfermedades crónico- degenerativas, tales como diabetes, arteriosclerosis, EPOC, Síndrome de Parkinson, Alzheimer, y demencia senil.

  • Dosis altas: Se emplean especialmente en úlceras o heridas infectadas. También para ozonizar aceite y agua.

PATOLOGÍAS MÁS APROPIADAS PARA SER TRATADAS CON OZONOTERAPIA

Las enfermedades sensibles al tratamiento con ozono se pueden clasificar en tres categorías, dependiendo del grado de éxito terapéutico demostrado que se alcanza.

Enfermedades de primera categoría Entre ellas se encuentran:

  • Osteomielitis, enfisema pleural, abscesos con fístula, heridas infectadas, úlceras de decúbito, escaras, úlceras crónicas, pie diabético y quemaduras.

  • Enfermedades isquémicas avanzadas.

  • Degeneración macular relacionada con la edad (forma atrófica) porque la oftalmología ortodoxa no da un tratamiento significativo.

  • Enfermedades ortopédicas y osteoartrosis localizada.

  • Síndrome de fatiga crónica y fibromialgia.

  • Odontología relacionada con lesiones cariogénicas primarias, particularmente en niños.

  • Estomatología para infecciones crónicas y recurrentes en la cavidad oral.

  • Enfermedades infecciosas agudas y crónicas, particularmente causadas por bacterias resistentes a los antibióticos o a los tratamientos químicos, virus, hongos (hepatitis, VIH-SIDA, infecciones herpéticas y herpes zoster, infecciones de papilomavirus, onicomicosis y candidiasis, giardiasis y criptosporidiosis). Candidiasis vaginal y bartolinitis.

    Para estas patologías la ozonoterapia, de forma exclusiva o como adyuvante al tratamiento específico, según los casos, constituye un medicamento/tratamiento con elevado éxito terapéutico.

Enfermedades de segunda categoría Se incluyen:

  • Fatiga relacionada con cáncer. La ozonoterapia asociada a tratamientos ortodoxos, puede acelerar y mejorar los resultados. Sin embargo, la ozonoterapia hasta ahora no ha demostrado un efecto terapéutico en el cáncer. Para estas patologías el tratamiento con ozono es coadyuvante al tratamiento convencional. Existen evidencias clínicas de su utilidad pero se requieren estudios más profundos.

  • Asma.

Enfermedades de tercera categoría Entre otras se incluyen:

  • Enfermedades autoinmunes (esclerosis múltiple, artritis reumatoide, enfermedad de Crohn, psoriasis).

  • Demencia senil.

  • Enfermedades pulmonares: Enfisema, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, fibrosis pulmonar idiopática y el síndrome del distress respiratorio agudo.

  • Enfermedades de la piel: psoriasis y dermatitis atópica.

  • Metástasis de cáncer.

  • Sepsis severa y disfunción múltiple de órganos.



Hematologia

Durante los últimos 10 años, la Autohemoterapia mayor (MAH) se ha convertido en la forma más importante de aplicación sistémica de ozono de bajo riesgo. La reacción de “ozono + sangre” tiene lugar fuera del cuerpo del paciente, después de lo cual su “propia sangre” es reaplicada con las células rojas de la sangre activadas y sus células inmuno competentes activadas también.

Por principio, sólo material estéril y desechable puede utilizarse en esta forma de tratamiento, el cual debe realizarse en un sistema cerrado, libre de presión: son extraídos de 50 a 100 ml. De la sangre del paciente y enriquecidas con una dosificación exacta de ozono fuera del organismo.

La mezcla de ozono/oxígeno debe pasarse a través de la sangre homogéneamente en forma de burbujas extremadamente finas; ya que el ozono reacciona con ésta casi inmediatamente, el oxígeno de ésta se pierde y se vuelve a reunir sobre el líquido sin haber tenido influencia sobre la reacción o sobre sus productos. Entonces la sangre se administra de nuevo al paciente por medio de una infusión normal, es decir de 60 a 90 gotas por minuto aproximadamente, como se recomienda para transfusiones médicas.

Las indicaciones más importantes para la Autohemoterapia mayor son: trastornos circulatorios arteriales, infecciones y enfermedades que se presenten en el contexto de inmuno-deficiencias, tales como por ejemplo el tratamiento complementario de pacientes de cáncer y en reumatismo/artritis etc.

Intramuscular

Consiste en inyectar una pequeña cantidad de ozono, que se aplica como cualquier inyección (generalmente en los glúteos), y es utilizada habitualmente en el tratamiento de alergias.

Parabertebral

La aplicación de ozono paravertebral lumbar y en puntos gatillos, junto al tratamiento farmacológico y rehabilitador, en el manejo de pacientes con dolor lumbar y lumbociatalgia crónica, comparado con solo tratamiento farmacológico y rehabilitador, resultó ser más e?caz, con signi?cancia estadística (p < 0,05) para disminuir la intensidad del dolor (90,5 %), la incapacidad funcional (90,5 %), y aumentó los grados de ?exión del tronco (85,7 % versus 40,0, 70 y 75 %) respectivamente, a las cuatro semanas posteriores al inicio del tratamiento. Se evidencia mejoría en pacientes con SDM aislado o acompañado de síndrome de receso lateral, síndrome facetario, grados variables de hernia discal excepto la extrusión central.

Interarticular

Aplicada generalmente en enfermedades reumáticas (artritis, artrosis, etc.)

Hernia Cervical

Se trataron 492 pacientes con compresión radicular a nivel cervical, torácico y lumbar. 285 varones y 207 mujeres Primero se realiza inyección intradiscal, la discolisis, de mezcla de oxigeno-ozono a 30 microgramos, seguidas de 15 a 20 inyecciones paravertebrales metaméricas de ozonoterapia a 20 microgramos.

El la compresión radicular de los 492 se observo que las alteraciones motoras y sensitivas fueron abolidas en 335 pacientes 68%, mejorados 98 pacientes, 20% y sin ningún resultado en 59 pacientes 12%, algunos de este grupo fueron intervenidos quirúrgicamente, lo que equivale a un 88% de buenos resultados con la Ozonoterapia.

Con el tratamiento de Ozonoterapia, se consigue excelentes y buenos resultados en un 88%, de los casos la fectividad del uso de este nuevo método mínimamente invasivo, no tiene complicaciones, retorno rápido a la actividad laboral, de bajo costo evitando la intervención quirúrgica en la mayoría de los casos y sus secuelas como la fibrosis, columna inestable y el temido síndrome de columna fallida.

Peridural

Se realizó un reporte de 26 casos de pacientes entre 23 y 67 años, con diagnostico de hernia discal entre los espacios L4-L5 y L5-S1 con un nivel de dolor por escala visual analógica de 7-9, en los que se realizó infiltración peridural semanal de 15 cc de ozono en una solución de 20ug/ml, por 3 semanas, aplicado con perican nº18 por vía peridural lateral y retiro lento de la aguja administrando 3cc en el trayecto. Al concluir la terapéutica se realizó resonancia magnética nuclear de control y medición del dolor con escala visual analógica 4 meses posterior al tratamiento.

Los 26 pacientes concluyeron el protocolo. Se evidenció la desaparición de la hernia en 21, en 5 se redujo. El dolor evaluado por escala visual analógica, disminuyó en la primera sesión a 2 o 3 y al concluir el tratamiento a 0 en todos. El único efecto colateral fue un aumento de la intensidad del dolor que duro 5 minutos post-infiltración. No se usaron fármacos coadyuvantes. El tratamiento propuesto presenta alta adhesión y una efectividad similar o superior a los reportados por otros autores con abordaje clásico. Debido a lo reducido de la población, los resultados no deben generalizarse, sin embargo dan la pauta para el desarrollo de ensayos clínicos para evaluar esta modalidad terapéutica.

Ulcera Varicosa

En flebología las vías de administración más usadas son:

  • Gasificación externa con bolsas cerradas para las ulceras varicosas por acción antibacteriana sobre el lecho ulceroso.

  • Vía subcutánea alrededor del lecho ulceroso como acción antibacteriana y intiinflamatoria -agua ozonizada para curaciones de las heridas por arrastre de detritus.

  • Aceite ozonizado (producto de la ozonización de ácidos grasos insaturados /aceite de girasol/produce 1, 2, 3 trioxolano que tiene poder germicida) se coloca sobre el lecho ulceroso.

  • Vía transrectal y endovenosa.

La Ozonoterapia se usa en Flebología por su acción bactericida sobre el lecho ulceroso porque mejora la oxigenación de la sangre, aumenta la elasticidad de la pared de los eritrocitos permitiendo el pasaje a través de los capilares, posee acción inmuno-reguladora fundamentalmente útil en las úlceras de origen autoinmune, tiene acción antiinflamatoria y analgésica y antioxidante, mejorando el estado general del paciente. La Ozonoterapia no debe ser un tratamiento exclusivo, sino que debe formar parte de todo un Programa Multidisciplinario en el tratamiento flebológico y que el éxito o fracaso de su aplicación dependerá exclusivamente de que exista un diagnóstico previo preciso, para saber si su indicación es correcta o no.

Puntos Gatillos

...

Accidentes cerebrovasculares

Se asisteron durante los años 2006-2013 trescientos cincuenta acv supra e infratentoriales en sus diferentes ventanas terapeuticas.

Se evaluaron cambios neurologicos motrices según tomografias seriadas, escalas de acv indice de Barthel Escala de calidad de vida post infarto cerebral.

El acv isquemico mas su area de penumbra puede monitoriarse a traves de mediciones, microcateteres , resonancia por difusion y perfusion y ha permitido efectuar un analisis terapeutico alentador hacia la agresion vasculo isquemica cerebral.

Oncologico

El tratamiento consiste en extraer sangre del paciente, introducirla en una máquina que eleva los niveles de oxígeno en sangre añadiéndole ozono, y volverla a introducir en el paciente por vía venosa.

Beneficios de la ozonoterapia para los pacientes oncológicos La ozonoterapia incrementa los niveles de energía del paciente, ya que a más oxígeno en sangre más vitales nos sentimos, y ayuda a que la radioterapia sea más efectiva sin dañar tanto los tejidos colindantes en la zona a tratar.

El ozono potencia además el sistema inmune ya que mejora la actividad de los linfocitos T y los monocitos encargados de liberar citoquinas, mensajeros intercelulares capaces de activar los mecanismos de inmunidad natural.